Acerca de Robert G. Porter

Robert G. PorterRobert G. Porter fue un activista muy comprometido de la unión desde que se adhirió por primera vez a un local de la AFT en East St. Louis, Illinois, hasta su muerte en 1991. Durante casi cuatro décadas, el anterior secretario y tesorero de la AFT se entregó por completo a la educación y ofreció su visión y experiencia a la American Federation of Teachers.

Como secretario y tesorero de la AFT, Porter tuvo un papel de incalculable valor liderando la unión durante una época de crecimiento explosivo. Había 82,000 miembros a nivel nacional cuando fue nombrado secretario y tesorero en 1963, luego de trabajar como auxiliar administrativo del 11.º presidente de la AFT, Carl Megel. En 1991, había más de 820,000 miembros, lo cual convirtió a la AFT en una de las uniones de más rápido crecimiento del país.

Porter inició su carrera como maestro de Ciencias Sociales en 1952 en Brentwood, Misuri, y tres años más tarde se mudó a St. Louis, Illinois, donde se unió a un local nuevo de la AFT que se había formado apenas unos meses antes. "Siempre lamenté no haber sido uno de los miembros fundadores, pero no sabía que se estaban organizando", comentó Porter en una entrevista 30 años más tarde. Sin embargo, sí fue él quien llevó al nuevo local de la AFT a la victoria en la primera elección de negociación colectiva en los Estados Unidos entre la AFT y la Asociación Nacional de Educación. "Nadie imaginaba ni en sueños que podíamos ganar la elección…", sostuvo Porter. Pero lo hicieron. Con respecto a conseguir la victoria en esa elección, Porter dijo: "Adoptamos la actitud de que ganábamos esto [y] creábamos una unión o nos iban a despedir y, en cualquiera de ambos casos, estaríamos en una mejor situación".

"Lógicamente, deberíamos haber perdido [esa elección], pero no lo hicimos. Eso probablemente explica mejor que cualquier otra cosa cómo inicié el camino hasta este puesto" como secretario y tesorero de la AFT.

Cuando Bob Porter se unió a la organización nacional en 1960 como auxiliar administrativo, la unión ya existía desde hacía tiempo, pero aún no había florecido. A pesar de que parecía una causa impopular con pocas oportunidades de éxito y crecimiento, Porter corrió el riesgo y se adhirió.

Fue uno de los pocos dispuestos a apoyar la idea de negociación colectiva para maestros en un momento en que el concepto contaba con críticos mordaces tanto dentro como fuera de la unión. Porter defendió también los esfuerzos de la unión para promover los derechos civiles, auxiliar a los maestros en el exterior, instituir la acción política y fomentar el profesionalismo de los miembros.

Porter, que contaba con una licenciatura de la Universidad de Washington y había estudiado educación laboral en la Universidad de Oxford en Inglaterra, creía firmemente en los beneficios del sindicalismo y en el valor de la educación. Porter creía que los miembros eran el elemento vital y la base de la unión.

Los miembros, los líderes y el personal de la American Federation of Teachers y los miembros de la familia Porter que concibieron y construyeron este programa de becas en homenaje a Robert G. Porter creen que fomentar el crecimiento educativo entre los miembros de la AFT y las personas que de ellos dependen es una de las mejores maneras de ofrecer un tributo perdurable a su vida y a su memoria.

"EL ESPÍRITU DEL SINDICALISMO ESTÁ VIVO EN NUESTRA UNIÓN… DEBEMOS ASEGURAR LA PARTICIPACIÓN DE LOS MIEMBROS PORQUE ESA ES LA FORMA EN LA QUE SOBREVIVIMOS".

—Bob Porter